6.6 C
Córdoba
viernes, mayo 20, 2022

Hilandería Warmi. Las tejedoras artesanales de la Puna que exportan lana de llama al mundo

Hace exactamente un siglo, unas maderas –lustrosas, enormes, relucientes como el metal que las contenía– brillaban bajo el sol de Jujuy. Eran máquinas hechas en Bélgica y, a partir del talento de las y los hilanderos del noroeste argentino, nacerían de ellas deslumbrantes tejidos artesanales. El gobierno provincial las había importado e iban a servir para “erradicar la pobreza”. Resultó totalmente inútil: no solo llegaron cuatro años más tarde de lo convenido, sino que eran eléctricas, y en la Puna no había energía.

Distintos tipos de lana cruda, clasificados por color.

Distintos tipos de lana cruda, clasificados por color. (Estrella Herrera/)

Treinta años estuvieron esas máquinas embaladas en galpones y depósitos de Abra Pampa, mientras los inspirados tejedores y las hacendosas hilanderas de la región soñaban con producir a otra escala, en algunos casos, o con tener qué comer.

A mediados del siglo pasado los engranajes silentes fueron despertando. Las máquinas fueron armadas en San Salvador de Jujuy y las pusieron en funcionamiento en fábricas de capitales mixtos, públicos y privados. Pero el devenir de la industria nacional, con el paso de las décadas, las fue haciendo acallar. En 1999 las trasladaron a Palpalá y en 2012 estuvieron a punto de ser vendidas a un chatarrero.

Una de las máquinas de madera importadas de Bélgica hace cien años "para erradicar la pobreza" y recuperada por la hilandería Warmi después de décadas de abandono.

Una de las máquinas de madera importadas de Bélgica hace cien años «para erradicar la pobreza» y recuperada por la hilandería Warmi después de décadas de abandono.

Pero ahora, cien años más tarde de que llegaran al país, esas mismas maquinarias (y otras más recientes) vibran. Todo es ritmo y producción en sus corazones de madera y metal. Con ellas se confeccionan bufandones, ruanas, chalinas, bufandas, mantas, alfombras, buzos, mantones, pies de cama, fundas de almohadones, ponchos, remerones, pantalones, vestidos, chaquetas y medias.

En la Puna siempre hubo energía, pero de la creativa. Y hoy confluye en Hilandería Warmi, un emprendimiento de economía social que ya tiene alcance global.

Proyecto económico y social

No teníamos para comer, por eso empezamos a juntarnos las mujeres que hilaban, las que tejían, las que bordaban… Y armamos un sistema de microcréditos. Llegan a nosotros los emprendedores con sus sueños anotados en una hoja. Ahí ponen lo que necesitan, vemos cuánto cuesta y les damos la plata. Hay muchos jóvenes en la puna con buenas ideas. Se necesita reunirlos, capacitarlos, apoyarlos. Y los proyectos funcionan”, dice con simpleza y profundidad Rosario Quispe, líder comunitaria.

En la planta de Abra Pampa, donde hacen el acopio de la lana.

En la planta de Abra Pampa, donde hacen el acopio de la lana. (Estrella Herrera/)

La tejedora gestó en 1994 un movimiento que llamó Asociación Warmi Sayajsunqo (en quechua, “mujeres perseverantes”), cuyas integrantes son ahora accionistas de esta hilandería que paga un precio justo por la lana de llama y oveja. La compran a unas 3.500 familias de pequeños productores, que pertenecen a 120 comunidades originarias de la provincia.

En la sede que Warmi tiene en Abra Pampa (a 220 km de San Salvador) se hace el acopio, lavado, mezclado y peinado, y se generan los carreteles de hilo con los que luego, en Palpalá, unos 30 empleados confeccionan los artículos. Así, la sabiduría ancestral de lo artesanal se da la mano con el desarrollo sustentable y la pujanza de los negocios globales.

Máximo cuidado: los tejidos de fibras naturales se envuelven en papel de seda y se colocan dentro de unas finas cajas para ser entregados.

Máximo cuidado: los tejidos de fibras naturales se envuelven en papel de seda y se colocan dentro de unas finas cajas para ser entregados. (Estrella Herrera/)

“La hilandería Warmi nació en 2012, cuando se creó la marca y se compraron maquinarias nuevas. Después de algunos años de ajustar procesos, reordenar esquemas y optimizar recursos, logramos en 2016 su producción récord: más de 13.500 prendas. Luego empezamos a exportar a Estados Unidos y pudimos certificar a la compañía como Empresa B, es decir, comprometida con el desarrollo socioambiental”, explica Gastón Arostegui, ingeniero electrónico y Gerente General de la firma.

Apoyados en sus productos auténticos, estos artesanos generan un impacto comunitario positivo y ponen en marcha una cadena de valor transparente que puede verse en acción, ya que la hilandería abre sus puertas para las visitas guiadas.

Marta, una de las artesanas de Warmi, frente al telar.

Marta, una de las artesanas de Warmi, frente al telar. (Estrella Herrera/)

Suave como algodón

Ángel Condorí es encargado de Warmi en Abra Pampa y también es productor de lana de llama. Desde sus dos roles, observa que el circuito funciona: “La gente está contenta, ya no tiene que ir a Bolivia a vender su producción”.

En la sede de Abra Pampa se hace el acopio, lavado, mezclado y peinado y se generan los carreteles de hilo con los que luego, en Palpalá, confeccionan los artículos.

En la sede de Abra Pampa se hace el acopio, lavado, mezclado y peinado y se generan los carreteles de hilo con los que luego, en Palpalá, confeccionan los artículos. (Estrella Herrera/)

El responsable de la planta invita a recorrer el enorme galpón donde el proceso, de punta a punta, demanda una semana y media entre que se recibe la lana virgen y sale convertida en hilo, rumbo a la hilandería.

“Primero armamos partidas de unos 350 kilos con la lana que acopiamos. La lavamos y la empezamos a mezclar. La proporción es 65% de llama y 35% de oveja, porque así se obtiene mayor suavidad y a la vez resistencia”, detalla.

Luego, en unas máquinas que recuerdan el oficio de los viejos colchoneros, se va abriendo la fibra para que se ablande y no esté apelmazada. Una espolvoreadora permite más tarde limpiarla, y posteriormente se somete la lana a la acción de humidificadores, para conseguir un resultado antiestático y que no se pegue a la ropa.

La lana ya refinada, lista para ser trabajada.

La lana ya refinada, lista para ser trabajada. (Estrella Herrera/)

“A partir de ahí entra en juego la cardadora, que es el corazón de la hilandería porque elimina completamente restos vegetales y tierra, y hace que la lana quede pomposa como algodón. En esa parte del proceso cobra cuerpo, se empareja y se convierte en mecha para hilar, después de que la partida pierda unos 40 kilos de los 350 originales. Va cayendo la lana que no sirve y también decantan todos los residuos. Esa lana vaporosa se peina después tres veces para que las fibras queden alineadas en un solo sentido. Y finalmente se enrolla en carreteles”, precisa Condorí.

Los hilos que llegan a Palpalá son de cuatro tonos: visón, crudo, marrón y blanco. Allí, un staff de 30 artesanas y artesanos procesa de a 500 kilos. En grandes piletones y con ayuda de unos tridentes, los hilos son lavados con agua caliente, detergente, y luego agua fría.

A la lana la ponen en unos tambores para transportarla.

A la lana la ponen en unos tambores para transportarla. (Estrella Herrera/)

Son secados al sol y pasan al sector de tejeduría, donde los expertos usan los telares para hacer realidad sus ideas creativas. En la tarde que los visitamos, uno de ellos ata a mano los 1280 hilos de una manta, a pocos metros de Flora, que lleva 45 años diseñando motivos para hilar, y de Marta, segunda generación de artesanas que convierte esas ideas abstractas en chalinas y ruanas.

Cosmovisión y crecimiento

“Todas las terminaciones son 100% artesanales y estamos a punto de certificar nuestros productos como orgánicos e incorporar tintes naturales para teñir”, se entusiasma el Gerente. Arostegui conversa con LUGARES junto a la máquina que hace el urdido, es decir, la que alinea los hilos en paralelo. Es una de las belgas originales que, recuerda, “iban a servir en 1922 para erradicar la pobreza”.

Gastón Arostegui, ingeniero electrónico y Gerente General de la firma.

Gastón Arostegui, ingeniero electrónico y Gerente General de la firma. (Estrella Herrera/)

Jujuy es una de las regiones del país con mayor pobreza multidimensional a pesar de contar con un recurso estratégico como es el pelo de las llamas. Darle un uso sustentable y favorecer tanto a los pastores como a las artesanas, pagando por encima del precio del mercado, colabora con el desarrollo socioeconómico de la zona. Tenemos un fuerte compromiso -dice- con el comercio justo, con comprar de manera directa a las familias de productores, con profesionalizar el talento de los diseñadores”.

El 100% de las utilidades de Warmi se reinvierten en microcréditos productivos para generar un impacto multiplicador en el territorio. “Tomamos decisiones con un concepto de interculturalidad que nos llevó a trabajar con respeto, aprendiendo de la cosmovisión de estos creativos. Ellos tienen una percepción del tiempo distinta, igual que de la naturaleza, de los recursos, de los vínculos… Fue un desafío extraordinario los primeros años pero hoy el modelo está consolidado y proyectamos un gran crecimiento”, se ilusiona Arostegui.

Los artesanos resumen el siglo de sueños y esfuerzos que han atravesado desde que llegaron a Jujuy las primeras máquinas en una idea que los guía: “Todo proceso de transformación lleva su tiempo y requiere energía. A los tiempos los respetamos, a los recursos los cuidamos y la energía la ponemos nosotros”.

Visitas guiadas y compras

Ruta N° 66 – Parque Industrial Ing. Snopek, Palpalá, Jujuy.

Tel: +54 388 405-2777.

[email protected]

Related Articles

Stay Connected

3,319SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
- Advertisement -spot_img

Latest Articles