6.6 C
Córdoba
viernes, mayo 20, 2022

Champios League: Lionel Messi hizo un doblete en la victoria de PSG sobre Brujas y superó una marca histórica de Pelé

Lionel Messi confirmó su romance con la Champions League, el torneo que le permite conectarse con su mejor versión. No sólo le ocurre a él: Paris Saint-Germain jugó mucho mejor y se alejó de aquella versión envarada que había mostrado el sábado pasado por la Ligue 1 ante Lens. Ambos, equipo y jugador, consiguieron un triunfo que les da calma en la antesala del sorteo de los octavos de final. Será un nuevo punto de largada, cuando eso se defina: entonces sabrán con qué rival se enfrentarán en el comienzo de los playoffs. Por estos tiempos, hasta este martes, había más ruido por las críticas de la prensa francesa y una supuesta desconfianza del rosarino para con el DT Mauricio Pochettino que sonrisas por la vanguardia en la liga francesa y la clasificación para la segunda etapa del máximo certamen europeo.

PSG se impuso a Brujas por 4 a 1 en el Parque de los Príncipes, con dobletes del argentino y Kylian Mbappé. Rodeado por un esquema ágil, totalmente destrabado, Messi estuvo más cómodo y fue la pieza más influyente del local. Y sus dos goles le valieron una nueva marca personal: con 758 oficiales, superó a Pelé, que registra 757 en su carrera. El equipo belga, por su parte, careció de rebeldía, finalizó último en el grupo y no logró clasificarse para la Europa League, a la que finalmente irá Leipzig, que superó por 2 a 1 a Manchester City en Alemania.

Los goles llegaron pronto, con una ráfaga de Mbappé. En la primera jugada del partido, el francés y Nuno Mendes se asociaron por la banda izquierda y, en cuatro toques, abrieron el marcador. Brujas aún estaba frío y el golpe lo dejó mareado, como a un boxeador inexperto. Mendes, luego de la pared, optó por un centro bombeado, que fue débilmente rechazado por el arquero Simon Mignolet. Despierto, a dos metros, aguardaba Mbappé, que primero simuló preparar un bombazo y luego, en el último segundo, colocó la pelota sutilmente contra un palo.

El primer tanto de Messi

Cuatro minutos después, con la inercia del gol, el delantero francés hizo un pase a Idrissa Gueye y corrió al espacio. El senegalés hizo un corto viraje y entregó a Ángel Di María, que casi de memoria pinchó el balón hacia el área. La pelota salteó la línea de defensores y descendió para que nuevamente se hiciera cargo el delantero de la selección francesa. Esta vez, sin dejar que la pelota picara.

Con el correr de los minutos, el local creció. Brujas se parecía cada vez menos a aquel conjunto que había puesto en aprietos al mismo adversario en el partido de ida, del 15 de septiembre, cuando igualaron en un gol en Bélgica. Los dos goles tempraneros le trastocaron los planes a su director técnico, Philippe Clement, que veía cómo se le desgranaba la oportunidad de jugar la Europa League.

Encima, a los 34 minutos Messi contó con su primera oportunidad clara. Recibió en tres cuartos de cancha y recortó hacia adelante con su clásico eslalon. Cuando encontró el espacio, ya en el área, ejecutó exigido un puntinazo rasante hacia un palo. Mignolet se estiró con muy buenos reflejos y alcanzó a contener con la mano izquierda.

El gol de penal

La ansiedad por convertir que acumulaba el número 30 fue saciada con un golazo que llegó solo tres minutos después, justo en el momento en el que Brujas se adelantaba y amenazaba con el descuento. Mbappé, muy protagonista, inició la jugada con un gesto generoso. Había tomado el balón sobre la banda izquierda y todas las marcas corrieron hacia él (el 7 siempre opta por el galope hacia el fondo). Pero vio al rosarino aislado en tres cuartos de cancha y lo habilitó. Messi trasladó hasta la medialuna y definió con su jugada patente: el pie abierto y el remate preciso, a ubicar.

Con esa imagen discurrieron el resto de la primera mitad y los primeros 25 minutos del segunda. El partido se transformó en una suerte de entrenamiento para el conjunto parisino. Con el campo abierto, Di María, Messi y Mbappé tuvieron chances de sobra para aumentar, pero no capitalizaban. Y entonces se produjo el descuento de Mats Rits.

Noa Lang, visiblemente menos cansado que los otros 21 jugadores, partió del círculo central en una corrida expeditiva. El 10 de Brujas avanzó hasta la medialuna sin nadie que lo molestara y cuando aparecieron las marcas soltó el balón para Rits, que se metía al área por la derecha. En una jugada muy similar a la del gol de Di María contra Suiza en el Mundial 2014, Rits cruzó el balón con suavidad y puso el 1-3. Gianluigi Donnarumma no llegó a ver la pelota.

Cinco minutos después, Pochettino mandó a la cancha a Ander Herrera en lugar de Di María y a Leandro Paredes por Gueye. La intención era clara: mayor tenencia de pelota. Esos cambios se tradujeron en el juego, y la cuenta finalmente tuvo una última adición, la segunda del ganador del Balón de Oro. A 15 minutos del final, Ignace Van der Brempt lo derribó en el área y Messi no tuvo problemas para anotar otra vez.

Compacto de PSG 4 vs. Brujas 1

Ya en el ocaso, Mauro Icardi reemplazó a Mbappé. Después, sin vértigo, transcurrieron los últimos minutos del sexto y último encuentro por la etapa de grupos de PSG, que terminó escoltando a un punto a Manchester City (12 contra 11) en la zona A.

Para Messi, cuestionado en estos días por su nivel, un alivio, y otra noche estadística, que sumó su segunda superación a Pelé en 2021. Con aquel triplete en el 3-0 a Bolivia por las eliminatorias en septiembre, le había quitado al brasileño el récord de goles en un seleccionado sudamericano, con 79 a contra 77. De todos modos, poco parecen importarle al zurdo los números individuales. Ya dijo estar enfocado en los objetivos del club, y a partir de febrero la exigencia será mayor.

Related Articles

Stay Connected

3,319SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
- Advertisement -spot_img

Latest Articles