A 30 años de la Lambada

Hace exactamente 30 años, el mundo entero se movía al son de un único ritmo: la LambadaUna pegadiza canción -con matices de cumbia, merengue y samba- que tenía a los jóvenes gritando “chorando se foi quem um dia só me fez chorar“, aunque pocos supieran portugués. Y es queLambada no sólo fue un éxito por su ritmo, también por su videoclip, su apasionada coreografía y, sobre todo, por la multiculturalidad de sus intérpretes.

Se trataba de Kaoma, una agrupación de ocho miembros provenientes de Brasil y Francia, que logró alcanzar una fama sin precedentes. Pese a ello, la historia no tuvo un final feliz para su vocalista, quien hace dos años fue asesinada en extrañas circunstancias. Por otra parte, el prestigio de suhit tampoco duró demasiado, porque un juzgado dictaminó plagio en la música y la letra, lo que obligó a Kaoma a pagar una alta indemnización.

Corría 1989 y Madonna, The Bangles, Roxette y Milli Vanilli llenaban los televisores con sus vídeosclips. Sin embargo, en julio, llegó un inesperado grupo y lo cambió todo: Kaoma. Una banda que, sin ningún tema previo, llegó al número 1 en España y en muchos otros países gracias a su popularLambada -cuya base hoy puede continuarse escuchando en On The Floor de Jennifer Lopez, Pam Pam de Wisin y Yandel y en Taboo de Don Omar-.

Pero, ¿qué hizo tan adictiva a Lambada? En primer lugar por su baile, compuesto por un movimiento pélvico difícil de ejecutar, y, en segundo lugar, gracias al atractivo de sus miembros. Entre ellos, el martiniqués Chyco Dru, el guadalupeño Jacky Arconte, el francés Jean-Claude Bonaventure y la brasileña (y rostro más conocido de Kaoma) Loalwa Braz, quien cantaba el tema como si estuviese fundando un nuevo género musical. ¿El problema? La canción no tenía nada de novedosa.

UNA DEMANDA EN LA QUE TODOS SALIERON GANANDO

Según los periódicos de la época, a las pocas semanas de que Lambada se convirtiera en un fenómeno internacional, un grupo boliviano llamado los Kjarkas interpuso una demanda contra Kaoma. Estaban seguros de queLambada estaba 100% basada en su canción, a la que habían tituladoLlorando se fue. “Si uno escucha Llorando se fue, un tema de amor grabado en 1983 por los Kjarkas, no es que ambas composiciones se parezcan, es que son iguales“, comentó en primera instancia Mario Agreda, parte del Movimiento Indio en Europa, quien denunció el plagio.

De esa forma, en octubre de 1989, Kaoma se vio obligado a asumir su “error”. “Se han enterado de que los autores estamos vivos. Se han comprometido a reconocer nuestros derechos, a cambiar la autoría en las próximas ediciones y a pagarnos una cantidad en concepto de daños y prejuicios“, dijeron los hermanos Ulises y Gonzalo Hermosa a El país en ese entonces.

Pero, ¿de verdad Kaoma no tenía ni idea de que Llorando se fue existía? La realidad es que Jean-Claude Bonaventure, el productor y tecladista de Kaoma, había basado Lambada en otra canción: Chorando se foi, de la brasileña Marcia Ferreira, quien a su vez había traducido al portuguésLlorando se fue. Aunque, finalmente, a raíz de las complicaciones por la autoría de la canción, todos ganaron: los Kjarkas e incluso Marcia Ferreira lograron hacerse conocidos. Es más, los bolivianos llegaron a hacer giras por Europa y recibieron una cuantiosa suma de dinero, cuya cifra exacta todavía se desconoce. Por otra parte, la líder de Kaoma, la ya mencionada Loalwa Braz, alcanzó gran reconocimiento en Francia (el país en el que se nacionalizó), compuso canciones para dos películas francesas y hasta fue condecorada como miembro importante de la Academia Francesa de Artes, Ciencia y Letras. Pero su carrera acabó de forma abrupta.

TRÁGICO FINAL

A comienzos de 2017, Loalwa se había curado recientemente de un cáncer. Quizá por ello, la nostalgia se había convertido en un impulso y había decidido re-grabar algunos temazos de Kaoma. Aunque también había optado alejarse momentáneamente de los escenarios por una serie de amenazas de muerte que estaba recibiendo. A pesar de ello, nada podría haberle hecho presagiar lo que ocurrió la noche del 19 de enero, cuando entraron a robar a su casa en Río de Janeiro. Según Efe, tres hombres armados ingresaron en el inmueble para robar 3.500 euros, pero no pudieron “tranquilizar” a la cantante para cometer el atraco. “Para que se callara, la golpearon un palo de madera y la amenazaron con una navaja. Entonces, decidieron meterla en el maletín de un coche. Pero, al cabo de unos minutos, el motor de este empezó a fallar y decidieron quemarlo, con la artista en su interior“, según publicó El Mundo.

Tras su dolorosa muerte, sus seguidores en Brasil y Francia se vistieron de luto y se le realizaron numerosos homenajes. Asimismo, Chico y Roberta, los famosos niños que protagonizaron el vídeoLambada y que hoy continúan siendo amigos. Según su página web, Chico -cuyo nombre real es Washington Olivera- (42) es pastor de una iglesia protestante y al llegar al altar escogió a Roberta de Brito como su testigo. Por otra parte, Roberta también está casada, tiene 40 años y trabaja como veterinaria. Aunque ninguno de los dos continúa con una carrera musical. Sin embargo, nunca se sabe, quizá con este 2019 Lambada vuelva a ponerse de moda y, con ella, su entusiasta y compleja coreografía.